viernes, 28 de marzo de 2008

Profesores de la asignatura "Vida".

Yo tuve 2 ó 3 así. Les debo una parte de lo que soy.
"(...) informadores tuve muchos (...), pero formadores, lo que se llama formadores, puedo contarlos con los dedos de una mano. (...). Hombres que dejan huella, no por haberte enseñado los rudimentos del álgebra, la concordancia latina o las leyes de la lógica; sino por haber estimulado tu sentido crítico, por haber hecho despertar tu curiosidad intelectual, por haber abierto tus sentidos al arte, a la ciencia, a la creación, a las ideas; por haberte impulsado a tomar posiciones, no las suyas, sino las tuyas; por haber conseguido no que pienses esto o aquello, sino que pienses, simplemente; por haberte enseñado a ser un hombre que ve con el entendimiento, y decide con la voluntad; por haber conseguido que seas tú mismo, un prototipo, no una unidad más de aquel modelo que la sociedad pone de moda. Formadores. Yo tuve varios sucesivos; no muchos, es verdad; digamos cuatro, y me puedo considerar afortunado."
(Martín Vigil).

2 comentarios:

merengue24 dijo...

Veo que ya has conseguido poner lo de la fecha bien, siento no haberme pasado antes, he tenido un mes muy ocupado.
Yo también he tenido unos cuantos profesores que me han hecho pensar por mí misma, no te soltaban la lección que los demás se traían aprendida de casa, pero cada uno se toma su profesión como puede o como quiere, yo prefiero a los primeros.
Saludos.
FUERZA Y HONOR.

Eticaniano dijo...

Resulta que todavía no pongo bien lo de la fecha: ha sido casualidad que salga bien: depende de cómo lo tengan puesto en el ciber. Y es que hay cosas que como no son muy urgentes las dejo para mañana. Y mejor que "mañana" tarde en llegar, porque ya he dejado para ese día millones de asuntos. ¡Qué exagerado soy a veces!
Respecto a lo de los profesores, aprovecho para añadir algo que leí pocos días después de insertar esta entrada: resulta que un uruguayo (psicólogo, creo) decía que hacía falta en la escuela una asignatura que podría llamarse "Herramientas para la vida", en la que se enseñaría, por ej., a ser asertivo al que no lo fuera. ¿Qué te parece, Mereng.?