martes, 4 de marzo de 2008

Peliculeros.

Ma., 4-3-08, 23:10 h.

Deberíamos ver menos películas y analizar mejor la realidad. Ver muchas películas puede ocasionar malinterpretaciones de la realidad. Es lo que creo que le ha pasado a esta chica que perdió ayer su monedero. Supongo que influida por las pelis, se pensó cosas raras que en la realidad no suelen ocurrir. Seguramente si esto hubiera pasado hace 20 años, no le hubiera resultado sorprendente la cosa: por aquel entonces creo que la gente se esforzaba algo más que ahora por ayudar al prójimo.
Mi escritora favorita, Rosa Montero, contaba algo hace meses que tiene ciertos parecidos con lo que he visto yo después de encontrar ese monedero. Resulta que una inteligente alumna de Periodismo le pidió a Rosa una entrevista para practicar y quedaron en un bar. Nada más empezar a hablar alucinaban las 2. La alumna dice algo así como que ya ha avisado de que no va a pagar por la entrevista. Rosa, muy sorprendida, le dice que claro, que no hay nada que pagar. La alumna, también sorprendidísima, dice que sus compañeros de clase le dijeron que tendría que pagar, que nada es gratis por ahí arriba. Rosa pensó que habían visto demasiados programas de cotilleos; y le explicó que "El País", y todo periódico serio, no paga ni cobra entrevistas.
La chica que perdió el monedero me decía por teléfono que ¡¿cómo lo había conseguido?! No sé qué se pensaría, pero algo peliculero seguro (eso no quita que sea una buena chica, cosa que me pareció al devolverle el monedero). Lo más sencillo y lógico es pensar que lo había perdido (ni siquiera sabía cómo le había desaparecido), que alguien lo habría encontrado, y que tal vez (sólo tal vez) ese alguien decidiera devolverlo buscando en la guía telefónica (por medio de la dirección que venía en el carnet de identidad) el teléfono suyo (hay que tener en cuenta que dicha dirección pertenecía a una pequeña población, donde es fácil dar con un domicilio o dar aviso a un vecino).
Por lo que decía y cómo lo decía (de sorprendida) debió pensar cosas bastantes infrecuentes. Y lo primero que hay que pensar es lo más lógico y frecuente. Dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos, y tal vez sea así. Esto es como lo de los restos de lumbre en el monte. Primero habrá que pensar que alguien hizo esa lumbre. Y no que una nave extraterrestre ardiendo se posó ahí.
Como también la noté sorprendida por mi intención de devolver lo que no es mío (había 12 euros y bastantes monedas más, tarjetas y carnet) le iba a explicar que hay una cosa importantísima, de la que carecen bastantes, que se llama ética, y tal y tal, pero para abreviar le dije que yo me preocupaba de entregar lo encontrado porque, entre otras cosas, quería que también otros se preocuparan de devolverme lo que yo perdiera. ¡Lo que son las paradojas de la vida!: hará ahora 2 años que recibí amenazas (¡por parte de quien tiene que velar por la honzadez!) por intentar devolver a su dueño cierta cantidad de dinero que encontré. ¡Life is like that!.

10 comentarios:

HADEX dijo...

Gracias por todas tus recomendaciones, te haré caso. Bicos.

merengue24 dijo...

Creo que queda poca gente que devuelva lo que no es suyo. Por cierto lo de poner la fecha y hora arriba ¿¿es porque no sabes cambiar la hora en : Publicado por...??.Saludos.

Eticaniano dijo...

Enmienda de error:
En la línea 8ª empezando por abajo puse "bastantes" cuando lo correcto es "bastante".
Quien vea errores por aquí, que lo diga. Peña dice algo así como que discrepando se aprende. A mí me gusta debatir ideas, pero no crear polémicas sin sentido.

Eticaniano dijo...

Tengo muchas más recomendaciones, Hadex. Dime qué temas te gustan más. Bicos.

Eticaniano dijo...

A Mere:
Supongo que será verdad eso de que poca gente devuelve lo ajeno, pero hay muchas buenas acciones que como no salen en los periódicos puede parecer que no se dan. Creo que hay por ahí debajo, fuera de nuestra vista, muchas cosas que ni nos imaginamos, tanto buenas como malas. Yo cada vez me sorprendo más de los "submundos que hay en este mundo".
En cuanto a lo de cambiar la hora te diré que no puedo creerme ni siquiera que sea capaz de escribir aquí: no tengo ni idea de las nuevas tecnologías, me cuesta escribir mensajes en el móvil nuevo (el anterior me duró 7 u 8 años),... Hasta finales de 2.006 no sabía nada de Internet. Había un cursillo de 1 hora y me apunté casi sin intención. A partir de ahí he ido descubriendo, casi sin ayuda (es bonito descubrir por uno mismo), las maravillas de Internet. Pero me queda mucho por descubrir. No sé cómo se cambia la hora. Escribo desde un ciber y a veces la hora no está bien, y por eso pongo la hora buena, no vaya a salir una respuesta 2 horas antes de la pregunta. Creo que este comenterio saldrá con hora de la tarde y son casi las 12 de la noche.
Hasta otro momento, madrileña.

merengue24 dijo...

Pues mira es muy fácil, te vas a configuración-formato-zona horaria y buscas Madrid que es la que corresponde a España.Ciao bss.

Eticaniano dijo...

Gracias por la información. Ya miraré cuando tenga más tiempo. ¿En qué países dicen "ciao"?

merengue24 dijo...

De nada.Pues ciao es italiano,así que en Italia...XD

Eticaniano dijo...

Mere, dime qué significa "en Italia...XD". Es que estoy un poco desconectado del "lenguaje moderno".

Eticaniano dijo...

¡Joder, joder, joder, joder! ¡Otro monedero que he encontrado! No sé si es que yo ando mucho por la calle, o es la gente cada vez es más despistada. Lo que me fastidia es la pérdida de tiempo. Pero bueno, pensemos en positivo: Iñaki (el de "La vida sale al encuentro") hacía amigos peleándose; a lo mejor yo los hago buscando despistados.